Y nos seguimos quejando...

Por todos lados escucho las innumerables quejas de amigos, compañeros, familiares, hasta del transeúnte; de todo lo habido y por haber en éste país. 
Que si la inseguridad, que la justicia social, que la economía del hogar, la macro-economía, la bolsa de valores, los monopolios, las comunicaciones, los servidores públicos, presidentes municipales, diputados, senadores, secretarios, el presidente, la selección de fútbol, las televisoras, las estaciones de radio, los medios en general, los mismos ciudadanos, el pan, la tortilla, la canasta básica, los supermercados, los changarros... uff. En fin, las quejas no cesan ante cualquier desacuerdo o inconformidad de los ciudadanos.

Esto ya de por sí causa estress a todos aquellos que vivimos los problemas cotidianos, adicionales a escuchar por todos lados el despotrique en contra de cualquier cosa; algunos aun se quejan de la Conquista de México, o de la Independencia, o de la revolución; hechos consumados que -en parte- son orígenes de quienes somos y dónde estamos hoy en día. Sinceramente no encuentro justificación para quejarse sobre hechos del pasado; leí una frase que decía "Llevamos 5 siglos de raterías y aun no lo hemos superado".

Quizá hace 500 años -cuando la conquista- los españoles que llegaron a lo que ahora es México, tomaron botines de guerra (como ha sucedido con muchos pueblos conquistados) que no fueron pequeños, duraron muchos años de explotación, esclavitud, etc. Sin embargo, para eso llegó la Independencia, en la cual no nos meteremos en los detalles históricos de ella a pesar de las múltiples controversias que par algunos origina; la cosa es que se formó un país independiente, con Mexicanos, mestizos, algunos españoles, franceses, portugueses, etc. Pero ya una nación de Mexicanos. Hasta este momento podríamos decir que "El yugo opresor de los conquistadores invasores era la causa de la pobreza y penas de los mexicanos" y conste que lo pongo entre comillas. Pero ¿Que hay de nuestra historia a partir de la Independencia? solo mexicanos eran los que estaban a cargo de su país ¿Y que hicieron con él? Cada mexicano ha tomado las decisiones que más le convienen -convinieron o convendrán- a sus intereses; desde el votante hasta el presidente llevan en su "conciencia" la carga de sus decisiones como mexicanos.

Si nos quejamos de una o de otra cosa, primero deberíamos preguntarnos "¿Qué hemos hecho para que las cosas estén de tal o cual manera?", para bien y para mal, ¿Qué de nuestras decisiones nos han llevado a donde estamos: en la gloria o en el infierno? Desde lo individual hasta lo colectivo. Y si no estamos de acuerdo con algo, también, ¿Qué estamos haciendo por remediarlo, por cambiarlo?. Desde las acciones que podemos tomar como miembros de una sociedad, hasta las actitudes que como individuos tenemos.

Quizá los cambios que todos esperan (o esperamos) tengan que ver de inicio en nosotros mismos, en qué tanto estamos dispuestos a cambiar, a evolucionar, a ser lo mejor que cada uno tiene para la colectividad y no solo para la particularidad; a en algún momento dejar nuestro Status Quo y permitirnos girar unos grados en la dirección correcta, que como país -como sociedad- necesitamos.

Cuando nos volvamos a quejar de algo, primero reflexionemos qué tanto hemos hecho y qué tanto estamos dispuestos a hacer.

Por México.
Saludos!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada